Espiritualidad de las sagradas lecturas
Domingo 3° de Pascua, ciclo A
08 de mayo de 2011

Primera lectura: Hechos 2: 14, 22-33
Salmo responsorial: 16:1-2, 5, 7-11
Segunda lectura: 1 San Pedro 1: 17-21
Evangelio: San Lucas 24:13-35


En el camino

 

Participe conmigo en el siguiente ejercicio mental.

Suponga que Ud. y yo estamos paseando por una carretera, digamos la semana pasada, y un desconocido se acerca y empieza a caminar con nosotros.

“¿Qué están discutiendo Uds. mientras caminan?” nos pregunta con naturalidad.

Nos detenemos. Uno de nosotros, tal vez Ud., le dice, “¿Es Ud. la única persona del mundo que no sabe nada de los acontecimientos que han sucedido durante las últimas décadas y siglos, de todo lo que ha pasado?”

Responde el forastero, “¿Qué sucesos?”

Ud. dice, “Habíamos prometido seguir las obras de Jesucristo, venerar su presencia, conservar su amor para que se derramara por nosotros a todo el mundo.” Ud. desvía la mirada. “Pero ahora las naciones se pelean, la Iglesia está dividida, sus promesas rotas, y hemos traicionado la misión de Jesucristo.”

“¿Traicionado?” nos pregunta nuestro nuevo compañero.

“Ah, sí,” responde Ud. “Varios de nuestros sacerdotes y hasta algunos obispos han ido en contra de la misma misión por la cual se les envió a predicar. Se han pervertido. ¡Y están cerrando iglesias en nuestras ciudades, y hay diócesis que están en bancarrota! Sólo unos pocos tienen vocación de ser sacerdotes ahora—¿cómo vamos a recibir los sacramentos de nuestra fe?”

Yo le indico a Ud. con las manos que se tranquilice, pero Ud. sigue hablando.

“¡Hemos crucificado de nuevo al Señor! ¡Cuánto deseábamos que Él rescatara al mundo entero! ¿Qué deberíamos hacer?”

El desconocido dice en voz baja, ¡Qué tardos de corazón para creer todo lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Señor sufriera todo eso y atrajera así el mundo a su Gloria?”

Silencio total.

Ud. responde tartamudeando, “¿Qué quiere decir sufrir eso y hacerlo de nuevo? ¿Por qué se metió en los horrores del holocausto de la Alemania Nazi, de Sri Lanka, de Indonesia, de Bosnia, de Rwanda, de Afganistán, de Irak, de Libia, y…”

El forastero levanta la mano. Comienza a explicarle a Ud. todas las Escrituras que se refieren a Él. Empieza con Moisés y los profetas. Habla con ternura. Nos enseña como Dios había buscado sin cesar una amistad cariñosa con los seres humanos y que ellos aceptaron su amistad por un tiempo, pero luego le dieron la espalda y se alejaron. Las batallas y las guerras, creer y no creer, los ricos contra los pobres—y lo peor de todo, el abandono de los enfermos, de los mismos que se están muriendo por falta del amor.

Nos advierte que hay una manera de que el corazón humano puede decir “Sí” a Dios y decirlo en serio. “Un hombre ya lo ha hecho por todos nosotros,” aclara, “uno que es humano y divino—hasta las mismas entrañas—y que no dejará de poner su fe en Dios. Ni si quiera cuando se encuentre atrapado en lo más hondo de la desesperación, la fuente del sufrimiento y de la muerte sin sentido. Cada vez que Uds. y otros creyentes se unan con Dios en la fidelidad y el amor de este ser humano, Jesucristo, el mundo cambiará.”

Nos acompaña un rato más y aún entra a la casa para quedarse con nosotros. Le ofrecemos algo para comer. Toma el pan, lo bendice, lo parte y nos lo da con un poco de vino. Mi cuerpo, dice. Mi sangre.

Ud. ya se encuentra tranquilo y yo también. Ud. susurra, “¡Tal vez sea cierto que resucitó!” Asentimos los dos con la cabeza. Le hemos reconocido. Le vimos en el partir del pan.

Y ahora le vemos en un mundo quebrándose por el sufrimiento.


Por P. John Foley, S. J. del Centro Litúrgico
de la Universidad de San Luis
(Traducido por Kathleen Bueno)
Queda invitado a enviar una nota al autor de esta reflexión:


Volver

   
short blue line
Arte de Martin Erspamer, O.S.B. (Anteriormente Steve Erspamer, S.M.)
de Religious Clip Art for the Liturgical Year (A, B, and C)
[Religious Clip Art para el Ano Litúrgico (A, B y C)].
Usado con permiso de Liturgy Training Publications. Este arte puede ser reproducido solo por las parroquias que compren la colección en libro o en forma de CD-ROM. Para mas información puede ir a: http://www.ltp.org/

Derechos de Autor © 2011, Centro Litúrgico de la Universidad de San Luis
Todos los derechos reservados. Se concede permiso para la reproducción para uso personal o uso parroquial.