Homilía
16º domingo de tiempo ordinario
20 de julio de 2014



¿La Iglesia o El Reino?

Las parábolas de Jesús sobre el reino de Dios presentaron un reto claro a su auditorio.  Jesús explicaba cómo Dios estuviera presente a todos en sus vidas individuales y comunales.  Mateo narra las parábolas de otro punto de vista, esperando convencernos que la pequeña Iglesia de Antioquía, nacida de la sinagoga, era el inicio de lo que hacía Dios para liberar a la sociedad general de sus opresiones.  Volviendo a las mismas palabras de Jesús cuan-do predicaba en las aldeas de Galilea, notamos que su mensaje fue otro, un reto de un Dios preocupado por llegar con su justicia y amor a la tragedia y dinámica de la vida humana.

La comunidad de Mateo fue oprimida por la sociedad religiosa que la rodeaba, supuestamente para darle estructura como siempre afirman todas las jerarquías opresivas de la historia.  La narración de Mateo revela esta opresión por medio de unas confrontaciones entre Jesús y las autoridades religiosas exclusivistas.  Las palabras del evangelio incomodan, no sólo a la sinagoga y sus rabinos, sino también a la jerarquía eclesiástica que rodea al Cristo Resucitado en épocas subsecuentes e intenta proteger a Dios del pueblo que lo necesita y reclama. No se ve mucha diferencia entre la ciudad antigua de Antioquía y la Chicago, la Los Ángeles y la Saint Louis de hoy.

En su versión de las parábolas, Mateo presenta el reino de Dios como algo crecido y abundante.  El reino es un campo sembrado de semilla buena pero dañado por maleza.  Es un grano de mostaza sembrada en el patio o la levadura mezclada con 30 kilos de harina.  Se ve lo que el presente promete al futuro de los fieles de la comunidad del Resucitado a pesar de sus comienzos mínimos, la falta de poder y el odio regalado por los que se creen dueños de Dios.  Las parábolas, así representadas por Mateo, ya no son las de Jesús, sino una interpretación nueva, importante y necesaria preparada por una comunidad perseguida que formula preguntas y busca respuestas frente al conflicto entre la fidelidad y la traición.  ¿Y nuestra pregunta? ¿Qué significan estas parábolas para nosotros?

Hay otros documentos de los primeros cristianos que nos presentan las mismas parábolas bajo otra luz.  Nos muestran un proceso de desarrollo y la necesidad de comprender el evangelio siempre de la manera más relevante y comunitaria posible, no sólo por lo que Jesús actualmente dijo, sino también por lo que viven los cristianos al diario, en momentos históricos y perturbantes.

Al pronunciar las parábolas, Jesús revelaba el reino de Dios sin referencia a una comunidad particular y como la aparición inminente de un Dios retante para la vida de cada uno.  Jesús no comparaba el Reino con un campo o levadura, sino con la persona que sembraba un campo entero de trigo, con otro que sembraba una mata de mostaza para dar nido a los ruiseñores y con la mujer que horneaba pan para la fiesta del barrio.  Nada de esto tenía que ver con la Iglesia; ella ni existía.  Pronunciadas por Jesús, las parábolas hablan de la abundancia de Dios en un ambiente humano mezquino.  Jesús nos aseguraba de la paciencia y amor de Dios, y hablaba de nuestra falta de respuesta y compromiso.  Las parábolas de él nos cuentan de los dones que Dios nos da y que muy poco se aprecian.

Debemos escuchar las parábolas, no sólo en el contexto de Mateo, así fortaleciendo la comunidad, sino también según el sentido que el mismo Jesús nos ofrece, buscando así nuestra respuesta personal a Dios y a lo que Dios exige.  Estas dos maneras de entender las parábolas son necesarias para los cristianos. Y si las escuchamos con cuidado, quizás podemos desarrollar otro entendimiento que expresa su sentido para nosotros hoy mismo y en nuestra propia comunidad de fe.  Las parábolas representan una creación literaria de Jesús.  Ellas forman parte de su Buena Nueva y como Ella, dan cobija al contexto de nuestra vida humana como su único contenido.  ¿Cuáles son las parábolas de nuestra vida?  Siendo nosotros el pueblo del Resucitado y el Espíritu que crea y libera, ¿cuáles son las historias nuestras que expresan con claridad la presencia imponente del Dios que nos ama, nos reta y se mueve en nuestra historia?

¿Nos será posible escribir una parábola propia esta se-mana, una historia que explica nuestra necesidad particular, la respuesta que queremos dar al Dios que nos acompaña o, como lo presenta Mateo, a la manera en que una comunidad puede vivir el desafío de compartir la vida del Resucitado?   


Donaldo Headley


Donaldo Headley se ordenó al sacerdocio en 1958. Se graduó con MA en filosofía y STL en teología de la Facultad Pontificia del Seminario de Santa María del Lago en Mundelein, Illinois.
Derechos de Autor © 2013, Donaldo Headley.
Todos los derechos reservados.
Se concede permiso para la reproducción para uso personal o uso parroquial.

Arte de Martin Erspamer, O.S.B.
de Religious Clip Art for the Liturgical Year (A, B, and C)
["Clip Art" religioso para el año litúrgico (A, B y C)].
Usado con permiso de Liturgy Training Publications. Este arte puede ser reproducido sólo por las parroquias que compren la colección en libro o en forma de CD-ROM. Para más información puede ir a: http://www.ltp.org/