Reflexiones
Domingo de Pascua
8 de abril 2012

Jueves Santo
Viernes Santo
Vigilia Pascual
Domingo de pascua

 
Hay un libro
Hay un libro de E. Gordon que se llama Through the Valley of the Kwai (Por el Valle del Río Kwai). Nos narra un acontecimiento realmente impresionante que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial.

El ejército japonés controlaba la parte de Tailandia por donde pasa el río Kwai. Es una región tropical y en aquel entonces jugaba un papel importante en la guerra pues era la ruta por donde los japoneses pasaban armamentos de una región a otra. El obstáculo era el río pues no había puente, lo que les impedía que pasaran los materiales. Se les presentó una solución a su problema cuando capturaron a muchos soldados ingleses y decidieron emplearlos en el trabajo. Por el calor y los insectos y serpientes resultó una labor agobiante. Con frecuencia la temperatura subía a 120º en la sombra. Trabajaban descalzos y sin sombreros, vestidos de trapos y de noche tuvieron que dormir en el suelo. Física, psicológica y espiritualmente estaban destruidos. Como sufrían de malnutrición se dilataban el uno el otro por cualquier migaja de pan. Vivían como animales sin nada de sentido de dignidad humana. Bajo estas condiciones intolerables murieron 12,000. Y para el colmo los guardias del enemigo se burlaban de ellos.

Pero en eso sucedió un milagro. Uno de los soldados había ocultado en su mochila una pequeña edición del Nuevo Testamento. De noche invitaba a sus compañeros a sentarse con él para estudiarla. Poco a poco el número fue aumentándose hasta que casi todos los hombres tomaron parte en el estudio. Descubrieron que no estaban solos en la selva. Trabajando con ellos estaba el carpintero de Nazaret. Un Dios que era hombre, hombre que experimentó lo mismo que ellos y aún más: la pobreza, el desprecio, el cansancio, el hambre y sed, la traición, la tortura, y una muerte indescriptible. Paulatinamente se les nació un nuevo espíritu - es más - una nueva energía que no venía de ellos. Al terminar el estudio cantaban, cada día con más fervor y entusiasmo. En lugar de despreciarse y traicionarse comenzaron a verse con un nuevo respeto pues veían el uno en el otro al mismo Jesús. Hasta sus captores tuvieron que admirarse de la transformación. Sí, transformación porque no hay otro término que capte adecuadamente este cambio, esta resurrección de la muerte a la vida.

Pero no confundamos la resurrección con el momento en que Jesús milagrosamente levantó a Lázaro de entre los muertos. Lázaro salió de la tumba como la gente lo conocía antes de su muerte, el mismo Lázaro se puede decir. Jesús resucitó la misma persona pero radicalmente cambiado, transformado como la bellota, una nuez que se cae el suelo y con el tiempo se convierte en el roble, el árbol más grandioso y noble. Lo mismo pero transformado. Es lo que Jesús hizo junto al Río Kwai: transformó a una bola de esclavos en hombres, en héroes, en auténticos cristianos.

Por eso yo espero que Uds. también al levantarse por la mañana comiencen el día pidiéndole al Señor que efectúe el mismo milagro en Uds.: que los cambie en lo que el Padre quiso que fueran: el imagen de Dios, que los transforme en otro Cristo como lo hizo con los soldados en la selva de Tailandia. Para que lo que celebramos hoy llegue a ser más que un dato histórico, para que llegue a ser una realidad actual pues cada uno de nosotros tenemos que resucitar del sepulcro de nuestro egoísmo. Es el mejor modo de celebrar y participar en la resurrección de Jesús.

Como dijo un famoso filósofo, "A diario morimos. Felices los que a diario resuciten también."

P. Richard Vogt, S. J.

El ministerio del P. Richard Vogt, S. J., es con la comunidad hispanoparlante de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en St. Louis, Mo.

Derechos de Autor © 2012, Richard Vogt.
Todos los derechos reservados.
Se concede permiso para la reproducción para uso personal o uso parroquial.


Arte de Martin Erspamer, O.S.B. (Anteriormente Steve Erspamer, S.M.)
de Religious Clip Art for the Liturgical Year (A, B, and C)
[“Clip Art” religioso para el año litúrgico (A, B y C)].
Usado con permiso de Liturgy Training Publications. Este arte puede ser reproducido sólo por las parroquias que compren la colección en libro o en forma de CD-ROM. Para más información puede ir a: http://www.ltp.org/