Espiritualidad de las sagradas lecturas
Vigilia/Domingo de Pascua
7 y 8 de abril 2012

Vigilia Pascual
Domingo de pascua

Quebrándose en piezas

 

Se mueve el alma oscura de la noche. Diminutos gorjeos de vida giran en su oído. Sólo la más pequeña vela parpadea a sus sombras. El alba entra de puntillas
.
Esto es el punto del equilibrio de todo el tiempo.

La Resurrección.

El viernes nos tentó a la culpa — sobre sus heridas, ya que nuestros pecados las causaron. Sobre sus brazos, todavía marcados con daños terribles. Él los usa hoy para agarrarnos, y para envolvernos tan bien. Sus heridas saben de alguna manera la forma de nuestra pequeña identidad. Cuidando como una madre a Cristo.

El cantor en la Vigilia de Pascua canta:

O certe necessarium Adae peccatum
quod Christi morte deletum est!
O felix culpa,
quae talem ac tantum meruit habere Redemptorem!

¡Oh pecado realmente necesario de Adán,
borrado por la muerte de Cristo!
¡O falta bendita,
¡que nos ganó un Redentor tan grande!

¿Cantando las alabanzas del pecado? Aunque la muerte de Cristo se haya llevado su pecado, ¿está bien alegrarse por el pecado? El pecado original no fue realmente un acontecimiento bueno o bendito. Ni lo es tampoco nuestra inclinación egoísta a las fechorías.

Sin embargo, está bien alegrarse sobre tal pecado. Sin él, el motivo de la venida de Cristo hubiera estado ausente. Con él, los brazos heridos de Cristo pueden tomarnos, consolarnos y absolvernos y sostenernos. Somos más benditos que las palabras pueden expresar.

Dentro de si, la noche lleva la promesa de luz. Los pecados llevan en su rebelión la promesa de perdón.

O vere beata nox,
in qua terrenis caelestia,
humanis divina iunguntur!

O noche realmente bendita,
en que la tierra se casa con el cielo,
¡y los humanos con Dios!

La luz viene. Miren: varias filas de personas encienden sus velas. Ahí, varios más. Pronto, la mitad de la iglesia se vislumbra ante la luz suave de Cristo. Y silenciosamente, el resto. La mañana ha sacado sus caras a la luz del día, al resplandor suave, humilde.

Cristo se hizo la noche. Cristo es la luz.

John Foley, S. J.
Traducción Julián L. Bueno, Ph.D.

___________

Los textos latinos son del Exultet, un cántico antiguo que se canta durante la Vigilia de Pascua. Es cantado tradicionalmente por el diácono después que el cirio Pascual ha sido encendido y el clero se ha acercado en procesión al altar.


El Padre John Foley, S.J. es compositor y académico en Saint Louis University,
Queda invitado a enviar una nota al autor de esta reflexión:


Derechos de Autor © 2012, John B Foley, S. J.
Todos los derechos reservados.
Se concede permiso para la reproducción para uso personal o uso parroquial.


Arte de Martin Erspamer, O.S.B. (Anteriormente Steve Erspamer, S.M.)
de Religious Clip Art for the Liturgical Year (A, B, and C)
[“Clip Art” religioso para el año litúrgico (A, B y C)].
Usado con permiso de Liturgy Training Publications. Este arte puede ser reproducido sólo por las parroquias que compren la colección en libro o en forma de CD-ROM. Para más información puede ir a: http://www.ltp.org/